PAR BIOMAGNÉTICO CURATIVO

PAR BIOMAGNÉTICO CURATIVO

Teoría del Par Biomagnético

La medicina institucional y privada de nuestra sociedad ya requiere de un cambio para el bien de la humanidad.

Se acepta la transmisión energética inalámbrica como un suceso cotidiano; se acepta la resonancia energética y vibracional entre un emisor y un receptor que están en resonancia.

Se acepta una teoría de la relatividad y cuántica, pero aún no se acepta que exista una resonancia vibracional entre dos órganos con polaridad contraria: “Teoría del par biomagnético

En 1988 tuvimos la oportunidad de conocer el concepto de magnetismo como un procedimiento de orden físico que detecta en forma cualitativa e indirecta por medio de imanes naturales de mediana intensidad, las alteraciones fundamentales del ph (potencial de hidrógeno) de los órganos internos del cuerpo humano.

El descubrimiento del par magnético en 1988 marcó un criterio totalmente nuevo dentro del mismo magnetismo y de la medicina en general, al comprobar que las cargas magnéticas tienen resonancia vibracional y energética.

A la fecha se han descubierto e identificado plenamente más de 500 pares magnéticos regulares, especiales y disfuncionales; que a su vez identifican energéticamente al mismo número de patologías de los organismos humanos.
El primer par magnético conocido fue el del síndrome de inmunodeficiencia humana (SIDA) que se genera en el timo y el recto desde las primeras horas en que se instala el virus, produciendo en los organismos dos fenómenos simultáneos: inmunodeficiencia y seropositividad.

 

 

Elementos del Par Biomagnético

En 1994 descubrimos que existe un SIDA “Falso Positivo” a VIH en 1996 descubrimos que existe en VIH potencial.

El par magnético tiene tres elementos bien definidos:

  1. El nivel energético normal (NEN) en donde el pH es prácticamente neutro y en donde se lleva a cabo todas las funciones vitales normales del organismo humano.
  2. El Polo Positivo que se genera por exceso de H+ (hidrogeniones) en donde el pH es ácido y da lugar a la presencia del virus.
  3. El polo Negativo que se genera por déficit de H+ y por la presencia de radicales libres complejos con polaridad negativa en donde el pH es alcalino, dando lugar a la presencia y desarrollo de bacteria.

El par magnético viene a definir cada una de las patologías conocidas del cuerpo humano, por su ubicación en dos órganos bien identificables.

A la fecha la medición de los polos magnéticos es de orden cualitativo e indirecto, pero es la base para que en un futuro próximo desarrollemos un equipo que pueda medir en forma directa y cuantitativa los fenómenos de polarización orgánica.

 

 

Diagnóstico y curación a distancia

En 1994 pudimos detectar mentalmente los fenómenos de polarización energética pero hasta la fecha la despolarización se consigue por campos magnéticos.

En 1995 pudimos transmitir el fenómeno de despolarización a distancia por inducción energética entre la ciudad de México y “Piano di Sorrento”, Italia.

En la actualidad ya es común la curación a distancia en función de “El par energético” con estos criterios, la despolarización de los órganos alterados, se logró desde 1988, enfrentando las cargas energéticas por medio de imanes naturales superiores a los 1.000 gauss.

 

 

Mecanismo de curación

Teóricamente las cargas del par biomagnético tienen la misma intensidad, el mismo número de partículas elementales y la misma frecuencia energética de tal suerte que al enfrentarse una contra otra por efecto de la inducción magnética se anulan sus potenciales respectivos, y en ese momento los virus pierden su información genética y las bacterias su capacidad patógena.

Este fenómeno nos permite identificar a los síndromes en sus componentes etiológicos ya sean virales bacterianos, micóticos, parasitarios, disfuncionales, tóxicos o genéticos; y en su mayoría curarlos.

 

 

Efectos colaterales

En 1997 certificamos que la geografía tiene influencia sobre la patología humana, pero también sobre el proceso curativo energético.

A la fecha se han estudiado, diagnosticado y atendido con este procedimiento, durante doce años aproximadamente a unos 60.000 pacientes, llegando a conclusiones muy importantes.

El magnetismo médico, por ser un procedimiento de orden físico y natural así como externo, no produce iatrogénica ni efectos colaterales indeseables.

Es bien sabido que los organismos superiores pueden ser portadores asintomáticos de microorganismos patógenos, aparentemente en las mucosas de los sistemas respiratorio y digestivo.

En realidad lo hacen en los pares magnéticos y por ello, el magnetismo médico es también un procedimiento preventivo de la salud.

Al detectar oportunamente la patología, aún antes de su manifestación clínica.

Todos los fenómenos patógenos están soportados por distorsiones fundamentales el ph y la restauración de la entropía orgánica, condiciona la curación y por lo mismo, la salud.

 

 

Padecimientos

Hasta un 98% de los pacientes tratados con todo tipo de patologías se han mejorado sustancialmente o curado con una sola sesión.

El 70% de los pacientes con diagnóstico de SIDA por estudio de inmunoglobulinas (Prueba de ELISA) son falsos positivos de acuerdo a su par biomagnético (Falso positivo o síndrome de Daniel)

Hasta un 90% de los pacientes con diabetes, diagnosticados clínicamente o por estudios de laboratorio, insulinodependientes o no, obedecen a infecciones comunes como tifoidea, cólera, brucelosis, shigellosis, Chlamidiasis y otras bacterias que impactan el duodeno.

En la mayoría de los pacientes con diagnóstico de cáncer son realmente estados avanzados y distorsionados de bacterias específicas como microbacterium Leprae o Neisseria Gonorreae o Asociaciones de estas con Otras Bacterias o Virus Patógenos.

En los pacientes con diagnóstico de Reumatismo Articular, en su mayoría son debidas a irritaciones axonales por Meningococo y las deformaciones articulares degenerativas de la médula espinal son resultado del citomegalovirus y bacterias asociadas.
El límite de estos procedimientos energéticos es el proceso degenerativo puro como el verdadero cáncer en donde la información genética se encuentra totalmente deformada o la cirrosis hepática en donde el tejido hepático se encuentra destruido.

 

 

Diagnóstico por identificación

La medición de los polos magnéticos es de aspecto cualitativo e indirecto, pero es la base para que en un futuro próximo podamos desarrollar equipos electromagnéticos que puedan medir en forma directa y cuantitativa las alteraciones bioenergéticas producidas por los microorganismos patógenos o por las disfunciones orgánicas.

Se inicia el rastreo de los órganos estudiados con el polo norte o negativo del imán rastreador. Lo común es que un polo positivo, solo haga resonancia magnética con un polo negativo, y que ambos se estén retroalimentando energéticamente.

En realidad, el hemicuerpo izquierdo se mantiene fijo en su dimensión en tanto que el derecho es el que nos da las manifestaciones de elongación o contracción con lo que podemos definir cualitativamente el órgano alterado, su polaridad, actualmente la presencia de ya 500 pares magnéticos plenamente identificados y el tratamiento efectivo de estos pares y de todos los que aún estén en estudio o desconocidos.

 

 

Formas de diagnóstico

La mejor forma de rastrear los polos magnéticos es con el paciente en decúbito supino sobre una base firme y especialmente de madera o material aislante para evitar interferencias con los imanes.

La ropa debe ser ligera y preferentemente de algodón aunque también puede hacerse sobre ropa ligera sintética.

El conveniente dejar puestos los zapatos del paciente ya que estos permiten valorar el acortamiento o la elongación del miembro inferior derecho.

Se procede a rastrear los puntos de diagnóstico con el polo negativo del imán.

En cada uno de los puntos se comprueba la dimensión de la pierna derecha para lo cual se toman los talones del paciente y se levantan las piernas unos 30° donde es más palpable cualquier alteración.

Al encontrar algún punto alterado, los miembros inferiores tienen una diferencia que oscila desde un centímetro hasta más de cinco centímetros.

Una vez que se encuentra uno de los polos se procede a encontrar su contraparte de acuerdo a la lista de pares magnéticos.

 

 

Tratamiento

Al colocar los imanes negativo (-) y positivo (+) se comprueba que los miembros inferiores recuperen su simetría normal.

Se aplican los imanes durante veinte minutos para lograr la despolarización de los órganos y restituir el equilibrio del ph., en los órganos afectados.

Finalmente se comprueba la efectividad del tratamiento retirando el imán (-) y revisando la simetría con el método antes indicado (levantando las piernas del paciente): inmunodeficiencia y seropositividad.

 

 

pares